Los concesionarios de Madrid proponen que sean los coches más antiguos los que no puedan circular cuando se produzca una alerta por alta contaminación

Ante la polémica surgida por las últimas medidas puestas en marcha por el Ayuntamiento de Madrid para reducir la contaminación del aire, la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA) se muestra en contra y propone que sean los coches más antiguos los que no puedan circular, en lugar del sistema actual de matriculas par o impar.

 

El presidente de AMDA, Moisés González, considera más efectivas medidas que retiren de la circulación a los vehículos más contaminantes, como las que se están aplicando en el centro de París desde 2016, en lugar de impedir la circulación de los vehículos dentro de la M-30 madrileña en función de que la matrícula sea par o impar.

 

Los Ayuntamientos tratan de buscar soluciones a la creciente polución de las grandes ciudades ocasionada, en parte, por las emisiones de óxidos de nitrógeno y partículas de los modelos más antiguos. París ha sido pionera poniendo en marcha una medida que prohíbe la circulación de turismos y vehículos comerciales ligeros propulsados por motores diésel anteriores a 1997, una medida que también afecta a las motocicletas y ciclomotores matriculados antes del 1 de junio de 1999 y a autobuses y camiones anteriores a octubre de 2001.

 

En España la edad media del parque de vehículos roza los 12 años de antigüedad, a lo que se suman más de 7 millones de vehículos circulando con 15 años o más. Estos vehículos no sólo son más contaminantes, también son menos seguros que los actuales. Un grave problema para el que sector pide planes integrales con medidas y soluciones eficaces para modernizar el parque y garantizar la movilidad de los usuarios.

 

La Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles apuesta por un sistema similar al que ya se está aplicando en París donde la prohibición de la circulación de los vehículos más antiguos va acompañada de otras soluciones como son mejoras en el transporte público, subvenciones para la compra de bicicletas o viajes gratis en coches y bicicletas compartidas. Todo a cambio de achatarrar un vehículo viejo.

 

“En España –y más concretamente en Madrid- necesitamos de manera urgente renovar el parque automovilístico. Desde AMDA pedimos al Gobierno central y a los Ayuntamientos incentivos fiscales, un nuevo plan PIVE y otras medidas medioambientales efectivas para retirar de la circulación a los vehículos más contaminantes”, afirma Moisés González.

 

Durante 2016 cerca del 76% de los vehículos matriculados pertenecieron al grupo de bajas emisiones, entre 0 y 120 gr/km de CO2, un 15,4% más en comparación con 2015. Sin embargo, un reciente estudio de la consultora MSI advierte que en 2017 el 59,4% de los vehículos que circularán por las carreteras españolas tendrán más de 10 años, una cifra todavía muy elevada.