Peligros para el turista que visita Madrid con su coche

Por ocio o por trabajo, el hecho es que son muchos los turistas de fuera de Madrid que visitan la capital cada día. Las restricciones al tráfico por mejorar la seguridad de algunas zonas muy transitadas y por la elevada contaminación han complicado la circulación en coche a los visitantes que conducen por Madrid.

Desde AMDA, Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles, se pretende facilitar la conducción a estos visitantes que no están acostumbrados a conducir por la capital con algunos consejos.infografia-peligros-madrid-001-copia

  1. Aparcar el coche no es gratis, así funciona el SER

Las zonas de aparcamiento regulado de Madrid –delimitadas por la M-30- están gestionadas por el Servicio de Estacionamiento Regulado, más conocido como SER. Los turistas deben saber que hay dos tipos de plazas, verdes y azules, y dos ámbitos diferenciados, el de Establecimientos Sanitarios –con tarifa reducida y hasta un máximo de cuatro horas- y el de Larga Distancia –máximo 12 horas-. Estos dos ámbitos están señalizados con una línea discontinua azul y naranja.

 

Lo más importante es saber que en las plazas verdes solo se puede aparcar un máximo de dos horas a un precio más elevado, mientras que en las plazas azules este tiempo aumenta a las cuatro horas y resultan más económicas. En ambos casos no se podrá volver a aparcar en el mismo barrio hasta que no haya transcurrido una hora desde el fin del estacionamiento. Los precios varían en función del tipo de motor y antigüedad del vehículo. Más información y horarios del SER se pueden consultar en la web del Ayuntamiento.

 

AMDA recomienda utilizar la aplicación ElParking para pagar el coste del estacionamiento desde el móvil ya que evita la molestia de buscar el parquímetro más cercano y facilita el proceso de pago.

 

  1. Cuidado con las zonas restringidas a la circulación

En algunas zonas de Madrid está prohibido el acceso de vehículos que no sean residentes. Son las Áreas de Prioridad Residencial (APR), que están localizadas en los barrios de Las Letras, las Cortes, Embajadores y Ópera. AMDA recomienda a los visitantes que recorran Madrid en coche que consulten dónde se encuentran localizadas estas zonas porque es fácil acceder a ellas por desconocimiento y ser sancionados por las cámaras situadas en los controles de acceso.

En el caso de que sea necesario acceder a una de estas zonas para llegar al hotel donde se hospeda el visitante, será el propio hotel quien tendrá que solicitar una autorización de acceso.

 

Menos preocupaciones tendrá el turista que conduzca un vehículo híbrido, híbrido enchufable, eléctrico o con autorización Cero Emisiones ya que podrá acceder a estas zonas restringidas y aparcar sin coste en las plazas verdes y azules del SER.

 

También es recomendable visitar la web del Ayuntamiento en el momento de viajar a Madrid para consultar restricciones temporales de tráfico, como la que se produjo las pasadas navidades en la Gran Vía de Madrid, o la prohibición de circular por el Paseo del Prado y por la calle Fuencarral –entre la Glorieta de Bilbao y de Quevedo- todos los domingos por la mañana.

 

  1. Atentos a los protocolos anticontaminación, puedes ser multado

Los altos niveles de contaminación que se está sufriendo en algunas de las principales ciudades europeas ha llegado también a Madrid y ya se están aplicando nuevos protocolos anticontaminación, algunos de los cuales limitan la velocidad en la M-30 y sus accesos –de 90 a 70 km/h- y otros incluso prohíben la circulación de algunos vehículos en función del número de su matrícula. Desde la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles aconsejan estar muy atentos a los protocolos que se estén aplicando en el momento de realizar su viaje porque les puede afectar. Puedes consultar el protocolo de Madrid aquí.

 

  1. Respetar los límites de velocidad. Los radares vigilan

Por su seguridad y para evitar que su visita a Madrid termine con una o varias multas, AMDA recomienda cumplir las normas de circulación: no exceder los límites de velocidad, respetar los semáforos en rojo y los pasos de peatones y no utilizar el teléfono móvil mientras se conduce. A lo largo de la M-30 y en otras zonas y semáforos de Madrid hay radares fijos instalados que se complementan con otros posibles radares móviles. En estos enlaces se puede consultar la ubicación de los radares instalados por el Ayuntamiento de Madrid y los radares fijos de la DGT.