Aurea López, una de las primeras mujeres en trabajar en la línea de montaje de SEAT, vuelve a Martorell casi 50 años después de sus inicios.

Era el año 1969 y coincidió con la primera entrada masiva de mujeres, unas 600, en la fábrica de Zona Franca. Aurea visita la fábrica de hoy junto a Sara Gil, una joven de 26 años que lleva trabajando en el taller de montaje hace ocho años. En la actualidad las mujeres representan el 21% de los trabajadores en los talleres, el doble que en la industria de la automoción en España.

“Chicas para trabajos de tapizado para SEAT” rezaba el anuncio. Aurea López, con 20 años, no dudó en presentarse para trabajar en uno de los pocos puestos que una mujer podía ocupar en esta compañía automovilística. “Me encontré en una fábrica de hombres”, rememora. A los pocos años, esta mujer procedente de Lugo dejó el hilo para trabajar en la línea de montaje. “Tuve que enseñar a coser a los hombres”, recuerda.

Se da la circunstancia de que Aurea y Sara entraron en SEAT con 20 años, pero las dos se encontraron con un contexto muy diferente. Casi medio siglo de diferencia traza una evolución histórica en la que la presencia de la mujer ha ido cambiando con el paso de los años:

En 1951, la primera mujer: La primera mujer que entró en SEAT lo hizo en el año 1951, dos años antes del inicio de la producción. Al principio, tal y como recuerda Aurea, las mujeres sólo ocupaban puestos de trabajo en tapizado, cableado y administración. En el caso de esta mujer, su primer trabajo fue en tapizado, con las alfombras del SEAT 1.500.

Primera entrada masiva de mujeres: A finales de los años 60, coincidiendo con la incorporación de Aurea, entraron unas 600 mujeres en la fábrica de Zona Franca, cuando se llegó al millón de coches fabricados y se lanzaron los modelos 850 y 124. Gracias a su empeño y dedicación, Aurea fue ascendiendo y con 24 años ya dirigía a un grupo de trabajadores. Con los años, fue una de las primeras mujeres en ocupar un cargo de responsabilidad en la línea.

Mujeres jóvenes: Como en el caso de Aurea, las primeras mujeres de la plantilla tenían menos de 25 años. De hecho, es una tendencia que se mantiene hoy, como es el caso de Sara.

1.300 mujeres con el León: A finales de los años 90 se vivió otro boom con la entrada de 1.300 mujeres, coincidiendo en este caso con el lanzamiento del SEAT León. De hecho, en 1998 es el año en que se contrataron más mujeres, cerca de 600 en un solo año.

SEAT, la marca de coches con más mujeres: Actualmente hay más de 1.700 mujeres en las líneas de montaje de SEAT, lo que supone el 21% de los empleados, el doble que en el resto de la industria automovilística española. A diferencia de Aurea, la presencia de la mujer en los talleres para Sara es algo normal. “Mujeres y hombres podemos hacer exactamente lo mismo. Yo no noto ninguna diferencia respecto al trabajo que desempeñan cualquiera de mis compañeros”, asegura.