¿En qué se diferencian los neumáticos de invierno y verano de los All Season?

Ante una primavera con idas y venidas del buen tiempo y el mal tiempo puede surgir la duda sobre si equipar nuestro automóvil con neumáticos de verano o los denominados All Season para afrontar con garantías las complicadas situaciones a las que nos somete el clima cambiante.

En los países con inviernos fríos es práctica habitual -y obligatoria en muchos casos- utilizar diferentes neumáticos en las estaciones frías y en las cálidas, neumáticos de invierno y de verano. En España hasta hace pocos años las ventas de neumáticos de invierno se reducían sólo a las zonas de montaña y los neumáticos de verano -los que conocemos como ‘normales’- se utilizaban durante todo el año en la mayor parte del país.

Moisés González, Presidente de AMDA: “Afortunadamente cada vez más conductores son conscientes de la seguridad que aportan unos neumáticos de invierno al circular a bajas temperaturas y sobre firmes mojados o sobre nieve o hielo. Además, han aparecido en escena numerosos modelos de neumáticos ‘todotiempo’, los llamados All Season o cuatro estaciones, que pueden perfectamente aportar esa seguridad necesaria para el conductor que necesita polivalencia en sus desplazamientos”.

La Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles apuesta por la seguridad y prestaciones que ofrecen los neumáticos en buen estado, sean éstos específicos para verano e invierno o un neumático All Season, ofreciendo en sus talleres oficiales una completa gama de ambas categorías para turismos y vehículos industriales y perfectamente homologados para cada modelo de la marca.

 Diferencias entre neumáticos de invierno y All Season

Los neumáticos All Season buscan un equilibrio en sus prestaciones ante las diferentes condiciones climáticas y nos permiten viajar a la costa en verano o a zonas de montaña en invierno sin necesidad de poner cadenas. Pero sus prestaciones son inferiores a las que ofrecen los neumáticos de verano con altas temperaturas (en seco y en mojado) y los de invierno cuando la calzada está fría y deslizante.

Sobre el papel los neumáticos All Season simplifican su uso respecto a la utilización de diferentes juegos de neumáticos en función de la época del año. Pero los neumáticos cuatro estaciones tienen un agarre menor y necesitan más metros para detener el vehículo en caso de frenada de emergencia que los neumáticos de verano cuando la temperatura es superior a diez grados centígrados, ya sea con suelo seco o mojado.

Por debajo de esa temperatura se recomienda el uso de neumáticos de invierno, que demuestran unas prestaciones muy superiores sobre firmes deslizantes respecto a los neumáticos cuatro estaciones.

Además, el consumo de combustible es superior al de los neumáticos específicos de verano e invierno en condiciones de altas y bajas temperaturas respectivamente. A esto se suma un desgaste mayor, aproximadamente entre un 10 y un 15% más, por lo que económicamente tampoco compensan los neumáticos All Season a no ser que el kilometraje anual sea muy reducido.

En busca de la máxima seguridad y la reducción de los accidentes, AMDA recomienda la utilización de neumáticos de calidad, en buenas condiciones y homologados para su vehículo, tanto si son All Season o específicos de verano y de invierno.