Los coches clásicos vuelven a cruzar España con la colaboración de GALP

El itinerario arrancó el 25 de marzo en Barcelona y finalizará en Sevilla el 1 de abril

Los 70 vehículos participantes repostarán en las estaciones de servicio de Galp como puntos de suministro de la prueba

El pasado sábado 25 de marzo arrancó la III Spain Classic Raid, la primera y única prueba de regularidad sobre tierra en vehículos clásicos, organizada por la Escudería Etcétera. La aventura, que cuenta con el apoyo de Galp, tomó la salida en el Puerto Olímpico de Barcelona y acabará en Sevilla el próximo 1 de abril.

Se trata de una prueba de regularidad histórica para vehículos clásicos, con un recorrido obligatorio y una velocidad media, que se desarrolla por caminos y carreteras de tierra. Los 70 participantes recorrerán 2.300 km en un vehículo, con al menos 25 años de antigüedad, para cruzar el país. La salida se realizó desde el Puerto Olímpico de Barcelona, para llegar a la Seu Vella de Lérida. La segunda etapa tuvo la meta en Parque del Agua Expo 2008 de Zaragoza, para en la siguiente jornada hacer parada de reagrupamiento en Numancia. El final de etapa tendrá lugar en la catedral de El Burgo de Osma. El ecuador de la prueba finalizará en la plaza Sánchez Bustillo de Madrid y la segunda mitad tendrá como finales de etapa Linares, Almería, la playa de La Herradura (Granada) y la Plaza de España de Sevilla, donde se celebrará la cena de despedida y se realizará la entrega de trofeos.

Con esta colaboración, Galp pone a prueba la resistencia de los vehículos protagonistas y la de sus pilotos y navegantes. Durante el recorrido, para el que se han seleccionado algunos de los lugares más emblemáticos del país, los vehículos participantes repostarán en las estaciones de servicio de Galp, como puntos de suministro. Asimismo, la carrera cuenta con todos los permisos y autorizaciones a lo largo del recorrido, así como la colaboración en todas las actividades deportivas y culturales de las administraciones locales y autonómicas.

Además, las estaciones de servicio Galp sirven como punto de salida para la mayoría de las etapas de esta prueba. Los participantes pueden repostar, descansar y reponer fuerzas, no sólo en estas estaciones, también en las muchas otras repartidas en las diferentes etapas. Además, también pueden disfrutar de las ventajas de las tarjetas Galp Flota Business y fast,  ahorrando y sumando puntos en cada repostaje.