Entrevista a Fran Murcia: “Mi coche quedó destruido en el atentado al parking de la T4”

2,03 metros contemplan a este Murciano que se forma como jugador en el CB Zaragoza, equipo en el que juega por un espacio de 8 años y en el que gana una Copa del Rey. En 1996 el CB Zaragoza desaparece y Fran ficha por el Saski Baskonia. En el trascurso de la temporada deja Vitoria y ficha por el Joventut de Badalona, equipo en el que gana su segunda Copa del Rey en el año 1997. En Badalona juega 3 temporadas más y otras dos en el Baloncesto Fuenlabrada, jugando cinco años a un buen nivel. Sus últimos equipos fueron el CB Gran Canaria, y en el renacido proyecto de baloncesto de la ciudad de Zaragoza, el Basket Zaragoza 2002.

Al finalizar su andadura por el baloncesto de élite decide prepararse para trabajar en el mundo del deporte pero en esta ocasión en los despachos. Master en gestión de empresas en el IE, Master en gestión de empresas deportivas en Unidad Editorial y otro en comunicación deportiva en San Pablo CEU, le preparan para adaptar lo adquirido en su etapa deportiva al mundo de la empresa. Actualmente se hace llamar “life changer”, porque intenta cambiar la vida de las personas por medio del deporte y a través de actividades de teambuilding con su empresa “El Sargento de Hierro”. Recientemente ha ideado y desarrollado el método de fitness femenino G5, proyecto en el que se encuentra muy involucrado.

-A qué edad te sacaste el carné de conducir?

A los 18 años. También intenté sacarme el de motos; y en el examen la moto era tan pequeña que no podía maniobrar porque el manillar me pegaba en las rodillas. Con el consiguiente suspenso. Más tarde lo saqué y me compré una BMW de 650 a la que apenas hice kilómetros.

-Y recuerdas la primera vez que te subiste a un avión?

No recuerdo la primera vez, pero seguro que fue de jugador de baloncesto. Mi anécdota en los aviones es muy mala. No caber en los asientos convierte mis anécdotas de viajes de avión en una auténtica pesadilla.Captura de pantalla 2017-04-22 a las 12.52.11

Podría decirse que desde entonces no has parado de viajar?. Cuál fue tu primer coche?

Mi primer coche me lo puso el club donde jugaba nada más sacarme el carnet. Fue un Opel Kadet GSI 16val que eso, unido a ser jugador de baloncesto, alto y con una pequeña nómina con solo 18 años, digamos que me facilitó el éxito con las mujeres. “Que tiempos aquellos”

-Y el coche que conducía tu padre. Lo recuerdas. Alguno en especial?

Solo recuerdo el 600 de toda la vida como su primer coche que tengo en la mente. Afortunadamente éramos pequeños entonces y por alguna razón debíamos caber todos en ese coche.

-Qué coche conduces ahora?

Un Chevrolet Orlando. Simplemente teniendo un aspecto físico como el mío, una empresa llamada El Sargento de Hierro y además de ser mi apodo, no podría tener un coche que no fuera un Hummer o un Orlando. Pero el Hummer parece grande pero es muy pequeño por dentro.

-En qué coche has intentado meterte y ha sido imposible poder conducirlo?

Un Porsche que me prestaron desde el departamento de Relaciones Externas de la marca. Imposible meterse dentro e ir cómodo.

Cuál es el coche al que te has subido que más te ha impactado?

No soy de darle mucha importancia a los coches pero si hay un coche que me ha impactado es el Smart. Nunca pensé que cabría en uno de esos. Que me hayan llevado, me encanta el BMW X6, pero de momento lo veo un poco lejos.

-Tuviste un coche, un Volkswagen Tuareg, que quedó destruido en el atentado de ETA al parking de la T4. Cómo recuerdas aquello?

Sorprendentemente te quedas como impasible. No es que te lo hayan robado. Sino que te mandan un trozo de hierro color marrón y te dicen que es tu chasis. Algo que solo asimilé cuando la compañía aseguradora te dice que te da 12.000€ por un coche que hace dos años te ha costado 50.000.

-Te indemnizaron?

Al final contraté a un abogado que me consiguió 24.000€ que junto a algo de dinero que puse yo, me llegó para pagar el resto del crédito que tenía del coche.

-Te gusta viajar en coche o eres más de avión en cuanto hay la oportunidad?

Odio viajar en coche porque cuento cada kilometro. Miro el navegador aproximadamente cada kilometro que pasa a ver si se acaba antes. Me encantaría decirte que viajar en avión es mejor, pero entre las horas que pasas en los aeropuertos y la incomodidad de los asientos, si tengo que elegir, me quedo con los trenes de alta velocidad.

-Un lugar al que no puedes dejar de viajar?

Nueva York. Me enamoró el estilo de vida. No es para alguien como yo en este momento con hijos, pero si ese viaje me pilla soltero me quedo a vivir allí. USA es un país de unas costumbres muy afines a las mías, además de lo impresionante que es la ciudad. Viajé por primera vez con mi ex mujer y con mi hijo esperándome en España. Así que seguiremos viviendo ese sueño imposible como lo que es, un sueño.

-El destino turístico más paradisíaco que conoces. Ese lugar que fue mágico descubrir.

Fernando de Noronha, en Brasil. Viajé por motivos de trabajo a Natal y allí me recomendaron visitarlo. Más tarde fui con un amigo y una ex novia. La anécdota que tengo es de la mejores que tengo. Llegamos tarde a la salida del vuelo de Nanoronha-1227969_1920tal a la isla y nos fletaron un chárter para mi amigo: Quique (208cm), su mujer, mi novia y yo (203cm). El chárter era una avioneta pequeña en la que las rodillas de Quique las llevaba clavadas en las mías y no cabíamos a penas. Solo llevábamos un piloto, como es normal, y encima tuvimos movimiento. Creo que ver a mi ex novia llorando en el vuelo fue la parte que recuerdo como una de las peores experiencias de mi vida. Realmente creo que me vi, por primera vez en mi vida, en el otro barrio.

-A qué lugar del planeta no volverías?

No tengo ninguna mala experiencia como destino. Pero tengo claro que el peor viaje que he hecho en mi vida fueron unos días a Ibiza. Pero no por el destino, sino por la compañía que llevaba. Una equivocación de esas que cometes en la vida, llevándote a la persona errónea.

-Para vacaciones prefieres tener coche para moverte a tu aire o te buscas la vida por allí?

Siempre tener coche. Depende del lugar, pero me gusta hacer turismo como si fuera un ciudadano más y para eso tienes que vivir la experiencia con coche propio.

-El mejor viaje en coche que recuerdas.

Hice la ruta de la 1 de California. Fue de dos semanas y es la experiencia mas bonita que he vivido. Además, comí gambas en el Buba Gamp; que hasta ahora sólo lo había visto en la película Forrest Gump. Alquilé un coche americano muy grande, creo que era un Chevrolet, pero no recuerdo el modelo.

-Qué tipo de conducción haces: segura o despreocupada?

Totalmente segura. No me gustan los coches, ni conducir, así que tampoco la velocidad. Creo, o intento, estar atento a todo. Tuve un accidente con 18 años viajando desde Zaragoza a Murcia y desde ese día, que me salvé por los pelos, tengo claro que la seguridad en el volante es fundamental.

-Cuál es la tecnología avanzada que más valoras en un coche?

Pues para mi la más útil por mi sistema de conducción es el cambio automático y el control de velocidad. Son la parte sin la que no podría vivir. Desde que tengo un BMW, también el front display. Es algo que he descubierto y que facilita mantener la visión de frente sobre todo para alguien que mira continuamente el navegador.

-Cuéntame alguna anécdota que te haya pasado viajando con tu coche.

Siempre pasan cosas, pero recuerdo dos que afortunadamente fueron divertidas. Una ocurrió cuando estaba en Zaragoza. De esos Domingos que tienes partido temprano y a las 7 de la mañana te paras en un semáforo y sólo tienes un coche delante. Se pone en verde y el coche que tienes delante no se mueve. Primero pitas suavemente, al no obtener resultados lo haces un poco mas intenso y al final ya de una forma mas dura. Pero como es muy temprano no quieres armar follón y se te ocurre bajarte del coche, vas hacia el conductos y te lo encuentras completamente dormido con una borrachera que no puede despertarse. Mi coche no lo puede bordear y hay que llamar a la policía para que venga. A todo esto tuve que dejar el coche allí aparcado dando marcha atrás porque llegaba tarde al partido.image2

La otra fue un susto que nos dimos, porque el coche que iba delante nuestro en la carretera de repente se fue hacia la cuneta y calló por un pequeño barranco. La mujer que lo llevaba se había despistado y al verse en esa situación, no tuvo mejor idea que salirse de la carretera. Me dio mucha pena porque era una pobre mujer con gafas de culo de vaso. Que no le pasó nada, pero me di cuenta que el tema del carnet debería estar mas controlado. Porque si hay alguien que no puede obtener el carnet, era esa señora.