Roma, cuando la policía colabora para que te hagas el vídeo de tu boda