Cómo comprar con garantías un coche de segunda mano

Las ventas de vehículos de ocasión (VO) en España superan a las de vehículos nuevos, concretamente en España se venden 1,7 coches usados por cada uno nuevo. Muchas de las ventas de VO se realizan entre particulares por un motivo concreto, el precio. Pero en ocasiones ese ahorro inicial puede salir caro debido a posibles averías o problemas no detectados en el momento de la compra. AMDA, Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles, destaca la importancia de comprar vehículos de ocasión a profesionales para que sea una compra segura y con un gran número de ventajas.

Tranquilidad, seguridad y comodidad

¿Por qué es conveniente comprar un VO en un concesionario? Estas son las principales razones:

  • Garantía: La compra-venta entre particulares está fundamentada en el Código Civil, por lo que el vendedor está obligado únicamente a que el vehículo esté libre de cargas, gravámenes o vicios ocultos y debe responder ante cualquiera de estos casos durante seis meses. Sin embargo, los concesionarios ofrecen una garantía mínima de un año con contrato. Esta garantía aporta tranquilidad y seguridad al comprador, ya que si el vehículo tiene un defecto que no se ha detectado en el momento de la compra y se localiza dentro del periodo de garantía, el concesionario debe repararlo sin coste para el comprador.
  • Vehículos revisados: Los vehículos de ocasión vendidos en concesionarios se someten a una revisión previa a su puesta en venta para localizar y reparar posibles averías actuales o futuras y, ofrecer así, un coche con garantías. En el caso de los vehículos vendidos por particulares esta revisión raramente se realiza, por lo que, si el comprador no es un experto, es posible que tras la compra se incrementen los costes por desgastes ya producidos antes de la venta o incluso averías.
  • Trámites administrativos: En el momento de la venta de un vehículo de ocasión es necesario realizar ciertos trámites que, en el caso de realizar la compra en un concesionario no supone un gasto extra ni un trabajo de gestión por parte del comprador. El concesionario se ocupa de todo.
  • Responsabilidades. Otra ventaja es que los concesionarios oficiales siempre transfieren el coche a su nombre. Eso significa que como la responsabilidad civil subsidiaria recae en el propietario del coche, con independencia del conductor, es nuestro concesionario el que responderá en caso de avería del vehículo.
  • Posible financiación: Los concesionarios suelen ofrecer la posibilidad de financiar el pago del vehículo con el fin de facilitar la adquisición, una ventaja que no podemos encontrar en la compra-venta entre particulares y, si el comprador desea financiación, debe buscarla por su cuenta.
  • Evitar fraudes. La manipulación del cuentakilómetros, habitual entre particulares fraudulentos (o compraventas camuflados como falso particular), es una práctica habitual en el mercado de segunda mano. Los concesionarios oficiales entregan los vehículos -que han sido del propio concesionario- siempre con el libro de revisiones; al igual que aquellos que proceden de cambio en los que el anterior propietario lo entregó. Los concesionarios de las marcas verifican y garantizan los kilómetros que muestra el coche.

Desde AMDA se recomienda realizar la compra de un vehículo de ocasión siempre en un concesionario por todas las garantías que ofrece y por la seguridad y tranquilidad que aporta al cliente.