Opinión: ¿La movilidad autónoma será un aburrimiento atroz?

Si las Redes Sociales, Facebook, Twitter, Instagram hubieran llegado para mejorar nuestras vidas, no estaríamos viendo tantos puntos negativos como se están descubriendo: ansiedad, dependencia, depresión. Si la digitalización fuera tan fantástica como nos están vendiendo, estaría creando más empleo y oportunidades de negocio para la mayoría. Sin embargo, estamos en cifras de empleo similares y, además, las personas cada vez ganan menos dinero y están peor tratadas en sus trabajos. ¿Con todas estas cosas, somos más libres?

Esclavizados por lo digital.

Este nuevo dorado que nos venden es una revolución cuyo camino conduce a la estupidez y a la incultura. Los grandes hermanos de Youtube y los gurús de lo digital nos llevan por ese camino. La Redes Sociales no son la panacea, porque el comportamiento humano sigue siendo el mismo que el siglo pasado. Nos gustan las mismas cosas.

Desconocemos cómo utilizar las Redes Sociales, pero no hay secreto. Es que en el fondo, las personas buscan destacar, no escuchar. Esa es la razón por la que la televisión sigue haciendo y siendo un canal eficiente para la publicidad: Unos emiten y el resto escucha. La falacia de las Redes Sociales es que todo el mundo emite y nadie escucha. Y los que escuchan lo hacen para “trolear” y amargar a otros o bien para “vender” una realidad aumentada al alza y que no se corresponde con la realidad de una vida que tiene sombras como la de todo hijo de vecino. Y a veces más sombras que luces. Admiro (o no) a todos estos gurús cuyos perfiles de “twitter” les auto-presentan como SEO, especialistas en marketing digital y community manager. Pero sin embargo no acumulan más de 300 seguidores propios. Cómo? Perdón?. Es éste tu saber hacer?. Me pierdo.

Movilidad -libre- autónoma.

Y todo esto viene porque nos están vendiendo otra moto. El coche completamente autónomo. Y no es que no me crea que la tecnología no pueda llegar a eso, lo creo y lo sé. El problema es que quien ha nacido en el siglo XX o XXI va a querer ese sometimiento en su vida?  Hemos pensado cómo va a suceder y lo que va a suponer?.

Para eso hace falta humanos con la suficiente confianza en la tecnología y políticos dispuestos a dar el paso. Y no lo hay. Si la confianza existiera, ya tendríamos trenes autónomos sin maquinista. Hay algo más fácil de programar que la red ferroviaria?. Imposible. Es supersencillo. Todos los trenes y las vías están controlados por la misma empresa y autoridad. Todos tienen un eje de gobierno. Y van por vías!!!! Qué puede fallar? En teoría nada, pero es una cuestión de confianza de las personas y sobre todo del político de turno. Y de momento esto no existe.

Por eso el coche autónomo va a tardar y mucho. Tendrán que ser otras generaciones. Generaciones “drogadas” con el “soma” de Aldous Huxley, como contaba en su novel “Un Mundo Feliz”. (La novela anticipa el desarrollo en tecnología reproductiva, cultivos humanos e hipnopedia que, combinadas, cambian radicalmente la sociedad. La guerra y la pobreza han sido erradicadas, y todos son permanentemente felices. Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, el avance de la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía).

Creo que necesitaríamos mucha droga “soma” (El “soma” es la droga que aparece en la novela Un mundo feliz de Aldous Huxley, en la que los personajes la consumen y con la que curan sus penas, ya que en la novela el “soma” es una droga que todo el mundo toma cuando se encuentra deprimido) para poder soportar un viaje en un coche autónomo.

Nos hemos parado a pensar en que un coche autónomo nos obligará a respetar la velocidad máxima de la carretera en todos sus tramos? 120kms hora de máxima desde Sevilla a Vigo? Me muero. Me van a obligar a salir de la autopista e ir por la vía de servicio a 40 kms por hora? No hay “soma” suficiente para que mi organismo supere esa prueba. A parte, cómo se va a coordinar un coche autónomo con el resto de “descerebrados” que circulen por la carretera sin coches autónomos? Y qué compañía de seguros va a dar el paso para asegurar conductor y máquina a un precio razonable? Y en caso de incidente, quien tiene la culpa? Y si el software falla o el hardware se estropea, las marcas de coche nos van a dar “garantía” de por vida?