El mercado de vehículos de segunda mano sigue dominado por los coches viejos de más de 10 años.

En mayo se vendieron 167.224 turismos y todo terrenos de ocasión (VO), lo que supone un incremento del 17,34% sobre el mismo mes del año anterior. El aumento de ventas de las unidades de segunda mano se ha concentrado nuevamente en los vehículos más viejos, que siguen siendo los más demandados.

Así, en mayo seis de cada diez (59,93%) VO vendidos -100.860- superaron los 10 años e incrementaron las ventas un 22,48% respecto al mismo mes de 2016. No obstante, el mayor incremento, un 27,08%, se dio en los modelos entre 0-5 años, que con 39.496 agruparon el 23,62% del mercado de segunda mano en el mes. Los intermedios, entre 5 y 10 años, continúan escaseando, y reducen las ventas un 7,62% respecto al mismo mes de un año antes. Con 26.868 unidades ocuparon el 16.07% de las compras de VO del pasado mes.

El incremento de las ventas de los vehículos más jóvenes denota un peso cada vez mayor de los kilómetros cero adquiridos por los propios concesionarios para ser revendidos con descuento. En realidad, el segmento de vehículos entre 0-5 años, agrupa mayoritariamente unidades de menos de un año de antigüedad procedentes de los kilómetros cero y de las recompras de las marcas de los coches de alquiler mediante la fórmula by-back. Así lo atestigua la procedencia de los coches vendidos en el mes. En el caso de las unidades entre 0-10 años, el 79% tenían su origen en empresas (concesionarios o empresas de renting) y de alquiladoras. En cambio, en el caso de los modelos de más de 10 años, los particulares aportan el 65% de los vehículos que se revenden en el mercado.

El fuerte peso de las ventas de vehículos antiguos es una constante en el mercado español; en abril, por ejemplo, pesaron un 59,8%, prácticamente como en mayo. En el caso de estas unidades más viejas, el 65% por ciento son vendidos por supuestos particulares, frente al 34,6% que se canaliza a través de empresas o RAC.

ANCOVE lleva mucho tiempo alertando del riesgo que implica el mercado paralelo de los particulares, fuera de los canales legales de los comerciantes, pues en la mayoría de los casos, las ventas son realizadas por seudoprofesionales que se dedican a la reventa de turismos con el fin torticero de no garantizar los coches e incumplir con otras obligaciones legales o fiscales.

“Los datos que manejamos en Ancove arrojan que prácticamente la mitad (45,6%)

de los coches usados del mercado español son vendidos por supuestos particulares, según los registros de la DGT. Especialmente preocupante si se tiene en cuenta que la gran mayoría (80% por ciento) de los vehículos que comercializan estos supuestos particulares supera los 10 años y los restantes se acercan a dicha antigüedad. Estos vehículos muchas veces adolecen de irregularidades, pues muchos ni siquiera han pasado la ITV e, incluso, no están al día en el pago de las multas o se dan casos en los que pesan embargos sobre los coches. Por este motivo, el Gobierno debería afrontar la realidad y regular un mercado paralelo que aumenta los niveles de contaminación y de inseguridad vial, pues los coches no pasan los controles a los que los someten los comerciantes”, declara Elías Iglesias, presidente de Ancove.

El modelo más vendido en mayo fue el Seat Ibiza con 6.660 coches, seguido del Volkswagen Golf, con 5.807 y el Renault Megane con 5.251.