¿Con el fin del Roaming, las operadoras nos han subido las tarifas?

Al viajar al extranjero y llamar por teléfono, enviar un SMS o consultar WhatsApp con un teléfono móvil del país originario, se están utilizando redes móviles de otros países, lo que se conoce como roaming.

Utilizando redes de una compañía extranjera, nuestro operador telefónico está obligado a pagar al operador local por la utilización de sus redes y que la compañía contratada acababa remitiendo al consumidor.

¿Dónde ya no hay que pagar por roaming?

No se pagarán costes de roaming  en ninguno de los 28 países de la Unión Europea: Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Eslovaquia, España, Suecia y ¿Reino Unido?

Se añadirán más tarde los países del Área Económica Europea: Islandia, Liechtenstein y Noruega.

Uso razonable del sistema

Se considera que se está haciendo un uso justo o razonable de las redes móviles de itinerancia cuando se pasa más tiempo en el país de origen del usuario que en el extranjero.

Para evitar fraudes  el operador puede comprobar la cantidad de tiempo durante el que un cliente ha disfrutado del roaming durante los últimos cuatro meses.

Si se detectan abusos el operador de telefonía móvil puede ponerse en contacto con el cliente para informarle de que podría estar sujeto a cargos añadidos por roaming si dos semanas después del aviso continúa en el extranjero

Si en este margen el cliente vuelve a conectarse a su red doméstica, no se le aplicarán cargos. En caso de que no lo haga, el operador puede establecer cargos adicionales desde la fecha del aviso en adelante.

 

Si estando en el extranjero, se superan los servicios contratados con la operadora, es decir, llamo más de lo contratado o supero el uso de datos por el que pago, la operadora podrá establecer recargos que nunca podrán superar los máximos establecidos por la Comisión Europea: 3,2 céntimos por minuto en llamadas de voz (+IVA), 1 céntimo por SMS (+IVA); 7,7 euros por giga de datos (+IVA)