AMDA recomienda revisar el coche antes de salir de vacaciones en los servicios postventa oficiales

Se acerca el momento del año en el que se realizan más viajes de largo recorrido en coche, las vacaciones estivales. Son muchos los factores que debemos tener en cuenta para que nuestro viaje sea un éxito, como un correcto descanso, evitar comidas copiosas, practicar una conducción relajada, cargar correctamente el vehículo, etc. Aunque muchas veces caiga en el olvido, debemos sumar un punto no menos importante por nuestra seguridad y para afrontar el viaje con garantías: realizar una revisión del vehículo.

Es frecuente encontrar consejos para realizar esta revisión nosotros mismos y es cierto que no deberíamos desentendernos por completo del estado del vehículo. Pero AMDA, Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles, destaca la garantía y seguridad que nos proporciona el trabajo de los profesionales. Aunque realicemos un mantenimiento periódico de nuestro coche, siempre es recomendable pasar por el taller para que un mecánico especializado lo revise antes de salir de viaje. Desde AMDA aconsejan realizar las revisiones en los servicios de postventa oficiales de las marcas.

¿Qué se debe revisar?

Los puntos principales a controlar se basan en la seguridad y posibles averías causadas por deterioro o desgaste:

– Frenos: Control del desgaste de los discos y pastillas (o tambores, zapatas y su aproximación) y tensión del freno de mano.

– Iluminación: Revisión del correcto funcionamiento de todas las luces del vehículo y su reglaje.

– Neumáticos: Posible desgaste, daños y presión. Es importante mirar toda la banda de rodadura porque el desgaste puede estar sólo en la parte interior del neumático si la alineación no es correcta.

– Escobillas del limpiaparabrisas: Control de su estado. Comprueba que realizan el barrido correctamente, sin dar saltos, hacer ruido o dejar surcos de agua. Nunca sabemos cuándo nos puede sorprender la lluvia.

– Niveles: Líquido refrigerante, aceite del motor, líquido de la dirección asistida, líquido de frenos, líquido del limpiaparabrisas, nivel de batería (si procede).

– Batería: Control de carga y de su correcto estado (pérdidas de líquido, bornes sulfatados, bornes sueltos, etc.).

– Pérdidas de aceite y fluidos: Control visual. Los coches sufren las altas temperaturas del verano y si no viajamos con el coche a punto podemos encontrarnos con una avería en plenas vacaciones.

– Tubo de escape: Control visual de posibles fugas por deterioro o golpes.

Este tipo de revisiones conviene realizarlas siempre con antelación suficiente para recorrer algunos cientos de kilómetros previos a nuestro viaje estival y así comprobar el correcto funcionamiento del vehículo.

Además de esta revisión, es aconsejable realizar un control de cierto equipamiento que debemos llevar siempre en el coche, como los chalecos reflectantes, los triángulos de emergencia, el gato, la rueda de repuesto (si la equipa) o, en su defecto, el kit antipinchazos. AMDA también recomienda incluir unos guantes de trabajo y una pequeña linterna, aunque muy probablemente no necesitemos todos estos elementos si hemos revisado el vehículo previamente.