¿Qué diferencia una línea aérea Premium de su filial low cost? Volar ya no es lo que era.

En mis años más jóvenes siempre me preguntaba qué había tras la cortina que impedía el paso a la zona business del avión. Cuando iba en turista me moría de ganas por pasar ahí delante y disfrutar de las maravillas que seguro aprovechaban en el vuelo aquellos que habían gastado una pasta por viajar allí.

Con el tiempo y por motivos de trabajo he viajado mucho en Business en un montón de aerolíneas; y sinceramente ¡no era para tanto! La gran diferencia es el precio, no el servicio. La comida es un poco mejor, pero nada interesante. El espacio no es mucho mayor, quizás para las piernas o en algunas compañías que no venden el asiento del medio; salvo las que no contemplan que en un lado hay una fila de tres y en la otra de dos. En esos casos –son tan absurdos- que los que viajan en la fila de dos van más incómodas, pero pagan lo mismo que los que van cómodos. Viajar en Business sólo es interesante en los vuelos de largo recorrido.

Si alguna vez una aerolínea quiere ser Premium de verdad y que el vuelo en Business sea un lujo que apunte algunas ideas: 

  • Ofrecer espacio para trabajar en el avión.
  • Inventa los vuelos “sin niños”.
  • Crea vuelos 100% “gourmet”.
  • Garantiza que -embarcando el primero o el último- tu equipaje viajará contigo en el compartimento de arriba.
  • Ofrece vuelos de larga distancia con el descanso 100% garantizado.
  • Ofrece un asiento amplio y un buen espacio para las piernas.
  • La sala VIP tiene que ser VIP, no un sitio para sentarse y tomar unos cacahuetes. ¿Si puedo estar más cómodo en una cafetería y tomarme en ella una buena cerveza de calidad, para qué quiero ir a la sala VIP? Y si no me vas a avisar de cuándo se abre el embarque de forma clara y original, para qué quiero estar en tu sala?. Si no tengo un WIFI de calidad ¿para que quiero ir allí a conectarme?

Últimamente, las compañías como Iberia, Lufthansa, etc… hacen público que lanzan nuevas compañías low-cost al mercado. Como si fuera una gran novedad y necesario para diferenciarse. Sus compañías de bandera ya lo son, ya son low-cost en sus trayectos de corta y media distancia. Los espacios en turista son ínfimos y el servicio lamentable. ¿Cómo piensan hacer para que el vuelo sea más penoso aún para el pasajero? ¿Qué medidas van a tomar para que la línea de bandera, la marca Premium, sea más Premium? Supongo que lo que buscan no es mejorar su marca Premium, sino demostrar que aún se puede volar en peores condiciones.

“El verdadero lujo es el espacio” decía Renault en su publicidad de su monovolumen Space. ¿No es eso –el espacio- lo más importante en un vuelo para los pasajeros? Pero está claro que es justo el espacio lo que tratan de rentabilizar las aerolíneas tanto Premium como Low cost.