SEAT facilita la configuración del vehículo y lo entrega en un plazo de 14 o 21 días

SEAT ha puesto en marcha el servicio Fast Lane, que reduce los tiempos de entrega entre dos y tres semanas. Este innovador proceso facilita la experiencia de compra del usuario, que puede configurar su vehículo y formalizar la recogida del mismo en el concesionario de su elección en un plazo  de 14 o 21 días, sujeto al calendario administrativo local.

Fast_Lane_01_HQ.jpg

SEAT se convierte así en la primera empresa automovilística del mundo en ofrecer este servicio pionero, que permite acortar los tiempos de entrega muy por debajo de la media habitual, que oscila en los 90 días. Lanzado en el mercado austríaco como prueba piloto a principios de 2017, la marca ha vendido más de 300 unidades a través de una oferta con la que el cliente puede personalizar su coche y elegir entre más de 100 configuraciones del SEAT León o el Ibiza.

El servicio Fast Lane arranca ahora en Alemania para los modelos SEAT León e Ibiza y en España para el León. La marca se avanza así a las nuevas demandas y hábitos de consumo de los usuarios, personalizando la experiencia de compra y haciéndola cada vez más fácil, rápida y accesible. Wayne Griffiths, vicepresidente Comercial, destaca que “SEAT busca nuevas soluciones para hacer del tiempo de entrega al cliente una ventaja competitiva para la marca. Fast Lane es la respuesta al cambio en una sociedad en la que el plazo de entrega es ya un factor clave en la decisión de compra”.

Fast_Lane_02_HQ.jpg

En este nuevo escenario, la red de concesionarios juega un papel clave en el proceso, siendo responsable de formalizar el pedido, cerrar el contrato y hacer entrega del modelo al cliente final.

Fast_Lane_04_HQ.jpg