Las empresas españolas pierden alrededor de 842 millones de Euros al año debido al tráfico

Las empresas españolas pierden más de 8421 millones de euros al año debido a los atascos de tráfico, según un estudio realizado por TomTom. Solo en Madrid, la cifra alcanza los 1872 millones de Euros, mientras que en Barcelona se sitúa en los 1752 millones.

El informe anual TomTom Traffic Index Report muestra que las congestiones de tráfico en España incrementan el tiempo de viaje en carretera entre un 12%, como ocurre en Cádiz, la ciudad menos congestionada de las analizadas, y un 31%, como es el caso de Barcelona, la que sufre mayores atascos. En las horas punta las cifras de congestión se disparan, pudiendo doblar el tiempo de llegada a destino en las ciudades más grandes, como Madrid o Barcelona.

Además, el problema de los atascos va a más, según indican los datos del informe de TomTom. En el último año, tan solo dos ciudades mantienen el nivel de embotellamientos del año anterior. El resto, veintitrés ciudades, ha aumentado este nivel en uno o más puntos.

“El problema de los atascos afecta de forma directa a las empresas, que pierden productividad y eficiencia. Es más, las empresas que dependen de una fuerza de trabajo móvil saben que el éxito estriba en optimizar el tiempo”, comenta Heike de la Horra, director comercial de TomTom Telematics Iberia. “Los atascos suponen una pérdida de tiempo facturable, un malgasto de combustible y, potenciales clientes insatisfechos, además de mayores emisiones de CO2 a la atmósfera, algo que debería preocuparnos”.

Tras analizar el parque de vehículos comerciales, incluyendo furgonetas, camiones y autobuses, en las regiones incluidas en el estudio, y aplicando el salario mínimo interprofesional, se calculan pérdidas anuales de más de 8421 millones de Euros, debido al tiempo de trabajo malgastado en atascos. Barcelona y Madrid son las ciudades en que las que los trabajadores profesionales pierden más tiempo detenidos en la carretera, con 119 y 105 horas anuales respectivamente.

“Las soluciones telemáticas pueden ayudar a las empresas a hacer frente a este gran reto, ya que permiten alejar a los equipos móviles de los embotellamientos. No solo proporcionan la ruta óptima, basada en datos históricos y datos actuales sobre el estado de cada carretera, sino que la oficina puede planificar mejor y ofrecer soluciones si se presenta algún inconveniente”, finaliza Heike de la Horra.