El maridaje con Whisky de Malta Escocés, la nueva tendencia.

Ya hemos oído hablar de las cenas temáticas, de las clandestinas, de opciones gastronómicas extravagentes y barrocas. Ahora llega una nueva tendencia que arrasa en Europa y congrega a desconocidos alrededor de la mesa del perfecto anfitrión. Se trata de experiencias gastronómicas más informales, incluso en formato bufé, en las que la magia se crea por la unión de gente afín. Cardhu ofrece un maridaje perfecto para estas ocasiones especiales.

El nuevo hot spot para tus cenas en realidad está en tu propia casa. Ya hemos oído hablar de las experiencias gastronómicas sensoriales y holísticas, de los encuentros clandestinos con localización sorpresa y, también, de las opciones gastronómicas extravagantes y barrocas que te situaban en una cena digna de María Antonieta. Ahora llega una nueva tendencia que arrasa en Europa y congrega a desconocidos alrededor de la mesa del perfecto anfitrión. Se trata de experiencias gastronómicas más informales, incluso en formato bufé o con mesas corridas, en las que la magia se crea en la intimidad de las velas. Cardhu ofrece un maridaje perfecto para estas ocasiones especiales.

El whisky de malta escocés se ha propuesto ponértelo fácil maridando cenas en las que la mixología y la gastronomía son el nexo de unión. Porque hace casi 200 años Helen Cumming, la primera mujer del mundo responsable de una destilería de whisky, y su nuera Elizabeth, que lo llevó a todos los rincones del planeta, eran unas excelentes anfitrionas. A la llegada de los inspectores a la región, Helen ascendía a la cima de una colina y ondeaba una bandera con el fin de avisar a sus vecinos. Además, acogían en su hogar a amigos y viajantes y les obsequiaban con su destilado. Ese ambiente es el que Cardhu busca recrear en un entorno íntimo y personal en el que el papel del anfitrión es vital a la hora tanto de crear una atmósfera mágica para que los invitados puedan estrechar vínculos entre sí.

LOS CÓCTELES LOS PONE CARDHU

Si prefieres que tanto de los cócteles como de la cena se ocupen otros estas experiencias pueden contratarse en el obrador de la Premio Nacional de Gastronomía Isabel Maestre (www.isabelmaestre.com / 913 59 68 12). El obrador diseña el menú a medida del cliente y Cardhu brinda la oportunidad a los comensales de maridarlo con cócteles, con una barra y un bartender entregados a la causa.

Si finalmente te atreves a ser anfitrión de una de estas veladas en tu casa, y deseas incluso hacer los cócteles tú mismo, Cardhu te propone tres propuestas originales para hacer en casa.

Scotch Punch, un cóctel suave y refrescante a base de Cardhu Gold Reserve (5 cl), pera licuada (2 cl), zumo de manzana (4 cl) y un top de soda, servido en vaso alto con hielo roca.  Es la propuesta de la marca para recibir a los invitados y empezar a romper el hielo.

En mitad de la cena, para acabar con la monotonía: un maridaje distinto, Helen’s Cocktail. Se trata de una combinación de Cardhu Gold Reserve (3 cl), sake (1 cl), puré de yuzu (1 cl), zumo de limón (1 cl) y sirope de azúcar de caña (1,5 cl). Con su frescura y sabor cítrico, acompaña a la perfección a cualquier plato.

Para brindar, es perfecto Kindred Spirits, elaborado con Cardhu 12 (3 cl), puré de frambuesa (2 cl), zumo de limón (1 cl) y sirope de azúcar (2 cl). Es un cóctel para disfrutar pausadamente, y con un punto dulce que sin duda dejará a los asistentes con un buen sabor de boca.

#Cardhu

LA FAMILIA CUMMING

Cardhu nace en 1811 en una pequeña granja de la región de Speyside, el lugar donde Helen Cumming, una mujer adelantada a su tiempo, comenzó a elaborar whisky en pequeñas cantidades.  Helen ayudaba a los jóvenes de su comunidad en su formación, obsequiaba a amigos y viajantes con su destilado y transmitía su conocimiento sobre la elaboración de su espirituoso generoso. Jugó un rol importante no sólo para el éxito de su firma, sino también en la protección de la comunidad. Incluso cuando llegaban inspectores a la región, ascendía a la cima de la colina en la que se encontraba su destilería, la primera en ser revisada, y ondeaba una bandera con el fin de avisar a sus vecinos, también productores de whisky. Un gesto que creó un vínculo eterno y se convirtió en el símbolo se Cardhu.

Tras su fallecimiento con 97 años y con una familia de siete hijos, la destilería quedó en manos de su nuera, Elizabeth quien llevó Cardhu a todos los rincones del planeta gracias a sus habilidades comerciales.  Finalmente la marca pasó a la familia Walker convirtiendo a Cardhu en la primera destilería de whisky de esta firma. Sin embargo el hijo de Elisabeth se unió al consejo para garantizar la calidad constante del líquido que perdura hoy, reflejando todo el carácter excepcional de su fundadora.

Anuncios