Marcus Diaque dirige Olive Gastro Restaurante, the Life-style en Torrelodones

Si paseas por Torrelodones, si te mueves por el pueblo, quizás tengas la suerte de ver a Alba Carrillo, cruzarte con Andoni Ferreño, compartir cañas con Juan Luis Cano (Gomaespuma), desayunar con Jorge Sanz o quizás ver a Mario Casas… Estás en Torrelodones, a solo media hora de la Puerta del Sol; un remanso de paz con muchas ofertas gastronómicas muy recomendables. Cuando llegas a Torrelodones notas que la tranquilidad y un estilo de vida diferente envuelven al pueblo.

Situado en la ladera sur de la sierra de Guadarrama, justo al borde de la falla geológica donde comienzan a aflorar las formaciones graníticas de esta sierra, tiene un suelo pobre y rocoso cubierto por monte bajo, encinar y enebral. Durante la invasión árabe debió haber un asentamiento berebere y la Torre de Vigía que se divisa desde la Carretera de la Coruña fue levantada hacia el año 865.

El pueblo está dividido en dos por la carretera de la Coruña. La parte de la derecha, donde se encuentra el ayuntamiento, es la zona más antigua y donde se emplazan la mayoría de los comercios, los bares y restaurantes. Al otro lado se haya “La Colonia”, tienes que pasar por un puente que te lleva a una zona más residencial, llamada así porque las casa las construyeron los veraneantes. Y es que Torrelodones, al igual que Las Rozas o Collado-Villalba era lugar de veraneo para muchas familias de Madrid capital.

Captura de pantalla 2018-01-29 a las 9.01.12.png

Olive es el Gastro Restaurante dirigido con maestría, amor y simpatía por Marcus Diaque, graduado en Les Roches Marbella, que es la universidad especializada en formación hotelera más prestigiosa de España y entre las 5 más importantes del mundo.

Captura de pantalla 2018-01-29 a las 8.11.19.png

Olive es una casona de piedra que se encuentra al lado de la iglesia más emblemática del pueblo, en el Camino de Valladolid, La Iglesia Parroquial de la Asunción de Ntra. Señora cuenta con un conjunto integrado por la Iglesia propiamente dicha más la casa parroquial, junto con la explanada exterior delante de su atrio y el jardín interior, lo que configura todo el solar de la iglesia.

Una fachada de piedra y madera dan paso a un acogedor restaurante cálidamente decorado y ambientado sin estridencias. En verano, la terraza es acogedora y perfecta tanto para comer al mediodía como para cenar por la noche.

Captura de pantalla 2018-01-29 a las 9.02.40

Lo que más gusta de la experiencia Olive es el servicio, y no solo por Marcus, sino por todo el equipo, siempre atento, bien educado y amable; la tranquilidad en la sobremesa; y poder disfrutar de una cocina moderna, diferente y llena de sabor.

IMG_0142

En mi última estancia en Olive, hice varios descubrimientos:

IMG_0155.jpg

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todo buenísimo y recomendable. Habrá que seguir atentos a las novedades que este restaurante puede deparar.