China prohíbe la fabricación de 553 modelos de coche para luchar contra la polución

Este 2018 va a ser dolor de cabeza para algunos fabricantes de vehículos en China. Desde el pasado día 1 de Enero el país ha suspendido la producción de 553 modelos de coche que no cumplían los estándares de eficiencia energética. Algunos de ellos provienen de alianzas con pesos pesados extranjeros, incluyendo Beijing Benz Automotive, Chery y FAW- Volkswagen. Está en el aire cuándo estas compañías podrán volver a poner en marcha sus líneas de producción, aunque eso pasa por encontrar la forma de alcanzar los niveles exigidos de consumo de fuel. Había indicios de que esta prohibición estaba a punto de llegar, pues ya a finales de 2017 se rumoreaba que los estándares para regular las emisiones en vehículos nuevos se iban a endurecer gradualmente, al tiempo que se ampliaban los incentivos a la compra de vehículos eléctricos hasta 2020.

Las compañías automovilísticas saben que para seguir haciendo negocio en China han de cambiar su status quo, y eso supone motores más eficientes, motores híbridos y por último coches puramente eléctricos.

China está persiguiendo agresivamente contar con vehículos más “verdes” porque no tiene otro remedio. La polución es una amenaza muy seria en China y cualquier cosa que pueda hacer para reducir el uso de combustible fósil puede tener un impacto tangible en la salud de sus residentes.

Emilio Sánchez, Shanghai