Ford compite con el transporte público en Londres.