Jefe chino paga a sus empleados en ladrillos

El dueño de una fábrica en el sureste de China pagó con ladrillos a sus empleados en lugar de pagarles los 90,000 yuanes (unos 11,500€) que les debía.

Alrededor de 30 trabajadores, casi todos ellos emigrantes, fueron obligados a vivir “con velas” y calentarse con un simple fuego de leña en Nanchang, provincia de Jiangxi, durante largas jornadas y sin cobrar nada.

Los trabajadores tuvieron que contactar con la oficina local de empleo para pedir sus salarios no cobrados. Sin embargo el propietario, en lugar de dinero decidió darles 290,000 ladrilllos. Aún les debe alrededor de 10,000 yuanes (~1,300€).

Los trabajadores aceptaron el pago, aún por extraño que parezca. No es una sorpresa considerando las dramáticas circunstancias de esta clase de trabajadores en China,

La historia saca una vez más a la luz el trato a más de 281 millones de trabajadores “emigrantes” chinos, un término usado para designar a los campesinos que dejan sus granjas para trabajar en fábricas o en la construcción.

A pesar de suponer una gran parte de la población trabajadora china son marginados y discriminados. El controvertido “hukou” el sistema de empadronamiento chino les deniega el acceso a servicios públicos en las ciudades. En las semanas previas al Año Nuevo chino no tienen más remedio que aceptar cualquier forma de pago para poder regresar a sus lugares de origen con unos ahorros dignos y así compartir la fiesta más importante del año con sus familias.

Emilio Sanchez

Shanghai