@Cepa21Bodegas da la bienvenida a la primavera con actividades de enoturismo, desde catas con tapeo hasta viajes en globo sobre sus viñedos

Tras unas semanas de lluvia intensa, llega la primavera y, con ella, los ansiados pronósticos de buen tiempo. Para disfrutar del aire libre y de una naturaleza que este año nos mostrará todo su esplendor, Bodegas Cepa 21 –ubicada cerca de Castrillo de Duero, en Valladolid, y fruto del proyecto de innovación del grupo Emilio Moro en la Ribera del Duero– ha organizado un interesante programa de actividades con el vino como leitmotiv. Para que sus clientes tengan la posibilidad de descubrir cada rincón de la bodega –que aprovecha el know-how de Emilio Moro y lo combina con el empleo de las últimas tecnologías–, pone a su disposición experiencias clásicas, sensoriales y a medida.

CATAS Y COMIDAS CON MARIDAJE

Las experiencias más clásicas son perfectas para conocer la bodega y el proceso de elaboración de sus vinos, desde el cultivo de las cepas en el viñedo hasta la degustación, pasando por las fases de fermentación, crianza y etiquetado. Se puede elegir entre catas de dos o cuatro vinos (15 y 25 €, respectivamente), catas con degustación de tapas (35 € con dos vinos o 45 € con cuatro) y una comida-maridaje en su Restaurante Cepa 21, dirigido por el chef Alberto Soto (Premio Castilla y León de Gastronomía 2015) y reconocido con un Sol Repsol. El precio de esta última opción es de 90 € con cata previa de dos vinos (Hito y Cepa 21) o de 100 € con cata previa de cuatro (sumándose Hito Rosado y Malabrigo). También es posible utilizar las instalaciones bodegueras –que incluyen restaurante, bar, terraza, jardín y espacios para proyecciones– para organizar eventos a medida.

PARA PALADARES AVENTUREROS

Para quienes quieran ir más allá y vivir nuevas sensaciones en torno al vino, Cepa 21 propone experiencias sensoriales que no se olvidarán fácilmente. Entre ellas, esta primavera será posible recorrer los viñedos en bicicleta eléctrica –con pedaleo asistido, para que la excursión sea cómoda y sencilla–, con parada para tomar el aperitivo en el Restaurante Cepa 21 y probar las etiquetas Hito y Cepa 21 (40 €). También se podrá contemplar los viñedos desde las alturas, en globo aerostático (mínimo 6 personas; 220 €/persona). El paseo entre las nubes tiene unas 3-4 horas de duración y termina con un aperitivo en la terraza del restaurante, catando las etiquetas Hito e Hito Rosado. La tercera propuesta sensorial es una cata aromática de dos o cuatro vinos (25-45 €) en la cual los asistentes deberán descubrir los aromas escondidos en cada vino con el apoyo de unas campanas de esencias que facilitarán la identificación de los aromas del vino.

EMILIO MORO: SENDERISMO, RUTAS EN 4×4 y UNA CEPA SOLIDARIA

Por su parte, Emilio Moro, a sólo 17 km de Cepa 21, también ha preparado un catálogo de experiencias vitivinícolas, en las que descubrir todos los secretos de la pionera bodega, enclavada en Pesquera de Duero, en la conocida como Milla de Oro del vino. Entre el catálogo para esta primavera-verano, es posible apuntarse a catas con o sin tapeo, un menú en torno al lechazo (75 €, armonizado por cuatro vinos) y rutas para recorrer sus fincas, paseando o a bordo de un 4×4, que incluyen la cata de hasta cuatro vinos: Emilio Moro, Malleolus, Malleolus Valderramiro y Malleolus Sanchomartin (40 € por persona).

La sensibilidad de la familia Moro también ha permitido desarrollar un viñedo solidario con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de personas con dificultades para acceder al agua potable; a través de la Fundación Emilio Moro, se propone sumarse a la causa con el apadrinamiento solidario de una cepa –con chapa identificativa–, una acción que, por un donativo de 50 €, incluye cata del vino y una posterior comida típica de la zona.