LUJO FRANCÉS, TECNOLOGÍA Y VANGUARDIA: DS AUTOMOBILES PARTNER DURANTE LA EXPOSICIÓN LOUIS VUITTON TIME CAPSULE

Del 17 de abril al 15 de mayo, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid (Pº del Prado, 8) se convierte en el auténtico epicentro mundial de la moda con la exposición Time Capsule, un paseo por la historia de Louis Vuitton y los productos que han marcado sus más de 160 años de historia y han creado un estilo único y un inconfundible “arte de viajar”.

Un evento que está en perfecta sintonía con la filosofía de DS Automobiles, que busca aportar al universo del automóvil el espíritu vanguardista, el refinamiento y el cuidado por los detalles que han caracterizado, desde siempre, al lujo francés en general y a Louis Vuitton, en particular. La Marca participará en la muestra con una flota formada por varias unidades del DS 7 Crossback y un DS clásico de los años 60, que asegurará los traslados de los clientes y VIP que acudan a este evento único.

El DS 7 Crossback destaca tanto por su diseño elegante, que lleva a nuevas cotas el segmento de los SUV, como por los materiales exclusivos en su habitáculo y su impresionante arsenal tecnológico, con equipamientos que anticipan la llegada del vehículo autónomo. Se convierte en la nueva referencia de su segmento en aspectos como el diseño, la personalización, el cuidado por los detalles y el uso de materiales nobles, como el cuero Nappa, además de estrenar funciones que anticipan el vehículo autónomo.

Por su parte, el DS sigue siendo uno de los iconos del automóvil francés del siglo XX. Lanzado en 1955, se convirtió en el automóvil de referencia para la élite de su tiempo. Fue el modelo favorito de líderes políticos, empresarios de éxito y estrellas del mundo artístico por su tecnología y su confort. Estas características, unidas a su sobresaliente comportamiento en carretera, le llevaron a ser el vehículo oficial por excelencia en la Francia de mediados del Siglo XX, todo un símbolo de éxito, lujo y “art de vivre”.

Time Capsule propone una inmersión en la sorprendente historia de Louis Vuitton, desde sus inicios como fabricante de baúles en 1854 hasta su éxito mundial, que han convertido a esta marca en todo un referente del lujo y el diseño más allá de la marroquinería.

La exposición adopta la forma de cronología visual, dividida en seis apartados. Así, se repasan los códigos estéticos de la “maison” parisina, desde los primeros baúles hasta las creaciones más recientes, y se reviven los grandes viajes que cimentaron la reputación de Louis Vuitton y demostraron su capacidad de adaptación camaleónica a los nuevos medios de transporte, desde el ferrocarril o el automóvil al avión, todo ello sin perder en ningún momento una elegancia atemporal que permite viajar con estilo.

Los iconos de la marca tienen una sección propia, con creaciones emblemáticas como la tela Monogram (1896), el bolso Speedy, el favorito de Audrey Hepburn (1930), o los informales Noé (1932), pensado inicialmente para transportar botellas de champán, y Neverfull (2007). La sección Magic Malle homenajea de un modo sorprendente al baúl, símbolo de la marca, con el que se inició este viaje por el diseño y el lujo en el que han participado arquitectos, artistas y diseñadores de renombre.

Los artesanos de Louis Vuitton estarán presentes en el Museo Thyssen-Bornemisza, ofreciendo una exhibición, en vivo, de su “savoir-faire”.