LA AUDI JUNIOR CUP LOGRA QUE 40 NIÑOS CUMPLAN EL SUEÑO DE JUGAR CON LAS ESTRELLAS DEL REAL MADRID C.F.

La tercera edición de la Audi Junior Cup ha sido todo un éxito. Una vez más, y por tercer año consecutivo, Audi y el Real Madrid han colaborado para llevar a cabo un evento que permite a los deportistas más jóvenes acercarse a sus ídolos y compartir una inolvidable jornada de fútbol con ellos en la Ciudad Deportiva del equipo blanco.

Para participar en esta jornada de la Audi Junior Cup en Valdebebas, había que superar la primera fase. Y, para ello, los pequeños tenían que acceder a la página web www.audijuniorcuprm.es y enviar un vídeo temático. Si hay un hecho que convierte a 2018 en un año especial para Audi, ese es el lanzamiento al mercado de su primer modelo 100% eléctrico. Por tanto, la temática no podía ser otra: la electrificación. Así, los más de 130 niños y niñas, con edades comprendidas entre los 8 y los 12 años, tuvieron que explicar en sus vídeos qué harían con un Audi eléctrico y cómo se imaginan la electromovilidad en un mundo de coches eléctricos. Los 40 finalistas fueron elegidos por un jurado, que no lo tuvo nada fácil para seleccionar las propuestas más originales.

Los 40 finalistas y sus familiares arrancaron la jornada en Valdebebas con una visita guiada por las instalaciones del equipo blanco. Posteriormente, los jóvenes deportistas se marcharon al vestuario para salir del mismo convertidos en los grandes protagonistas del evento. Todos ellos recibieron una equipación oficial del Real Madrid con su nombre en la espalda. Acto seguido, saltaron al terreno de juego para realizar una sesión de calentamiento y tener una primera toma de contacto con el balón. Poco después llegaron al campo Gareth Bale, Kiko Casilla, Dani Ceballos y Borja Mayoral, jugadores de la primera plantilla del Real Madrid, que fueron recibidos por los participantes con un ‘pasillo’. Acto seguido, los jóvenes asistieron con interés a la charla técnica de los jugadores de la plantilla del primer equipo, que ejercieron de improvisados entrenadores, asistidos por técnicos del equipo blanco. Una vez finalizados los ejercicios de preparación, los jugadores madridistas y los entrenadores confeccionaron los cuatro equipos que participarían en el torneo posterior.

Los 40 participantes se dividieron en cuatro equipos de 10 niños cada uno, representados por cuatro modelos de la gama de Audi: Q5, Q7, A7 y TT. Fue entonces cuando Bale, Casilla, Ceballos y Mayoral dejaron su lugar en el terreno de juego a sus compañeros Luka Modric, Isco Alarcón, Mateo Kovacic y Nacho Fernández, que tomaron el testigo como capitanes de los respectivos equipos. Las semifinales enfrentaron por un lado a los equipos Q5 y Q7, capitaneados por Isco y Kovacic, respectivamente; y a los equipos A7 y TT por otro, con Modric y Nacho portando los brazaletes de capitanes. Los encuentros, que se disputaron en un campo de la Ciudad Deportiva dividido en dos mitades y tuvieron una duración de 10 minutos, fueron intensos y muy emocionantes, destacando las ganas, la entrega y el dominio del esférico que demostraron los participantes.

El equipo Q7, capitaneado por Kovacic, se proclamó vencedor del torneo al imponerse (2-0) en una disputada final al equipo TT, liderado por Nacho. Después de los partidos, eso sí, no hubo vencedores ni vencidos, ya que todos los niños y niñas estaban felices de haber cumplido un sueño: convertirse en jugadores del Real Madrid por un día y compartir la experiencia con varias de las estrellas del flamante finalista de la Champions League.

Una vez finalizados los encuentros y antes del cierre de la jornada, los participantes se reunieron para la foto final de familia y la posterior ceremonia de entrega de premios. Después, además de continuar con las fotografías y compartir anécdotas con sus ídolos, los pequeños participantes consiguieron su trofeo más preciado: que los cuatro jugadores que ejercieron de ‘capitanes’ de los equipos Audi estamparan su firma en las camisetas oficiales del equipo que habían vestido los chavales durante el torneo.