Las empresas de carsharing apuestan por salir de la capital.

Tras revolucionar la movilidad urbana en el centro de Madrid, los operadores de carsharing deciden ampliar su radio de actuación y llegar a nuevos municipios del área metropolitana y alrededores.

La primera en hacerlo ha sido Bluemove, empresa madrileña de alquiler de coches por horas que forma parte de Europcar Mobility Group,  que a principios de abril inició operaciones en el centro de Getafe y que desde hace algunas semanas también ofrece su servicio ‘round-trip’ en Fuenlabrada, Móstoles y Pozuelo de Alarcón.  Según la propia empresa, los siguientes pasos son llegar a Majadahonda, Alcobendas y Alcorcón.

En palabras de su directora general, Marta Esparbé, “una vez consolidados en el centro de la ciudad, creemos que es el momento de ampliar la cobertura de nuestro servicio. Queremos facilitar la comunicación entre municipios y ser un complemento del transporte público para que cada vez tenga menos sentido comprarse un coche.”

El modelo de carsharing que ofrece Bluemove es el denominado ‘round-trip’, que se basa en recoger un coche o furgoneta en un parking concreto, donde se debe devolver al finalizar el uso. Este sistema permite hacer reservas con antelación y garantiza al usuario disponer siempre de un vehículo muy cerca de su casa u oficina.