Eilat, la ciudad del verano eterno

El verano no decae en Eilat. La ciudad, situada en el extremo sur, alarga la temporada estival gracias a sus cálidas temperaturas y sus 360 días de sol al año. La ciudad se mantiene en esta época en casi 25ºC de media, con máximas de hasta 28º, con lo que se convierte en una opción idónea para huir del frío que se acerca. La temperatura media del agua oscila entre los 25 y los 26ºC en esta época del año. En verano, puede llegar hasta los 28º, dato que convierte a la ciudad en un destino ideal para familias con niños pequeños.12903742983_208c31b7ff_k

El destino estará más cerca a partir del próximo 30 de octubre, día en que Air Europa inaugurará el nuevo vuelo directo entre Madrid y Eilat que conectará ambas urbes en menos de 6 horas.

Bañada por las aguas del mar Rojo, Eilat es una ciudad cosmopolita que cuenta con unos recursos naturales únicos y una oferta turística apta para todos los públicos. El año pasado, casi 2.8 millones de visitantes la visitaron. Algunas de las actividades que se pueden realizar, en la ciudad y en su entorno, incluyen agua, desierto y ocio nocturno. Estas son las más destacadas:

  • Actividades acuáticas: Bañarse junto a un grupo de delfines en mar abierto o explorar los arrecifes de coral son algunas de las actividades más deseadas por los visitantes. Los más aventureros pueden disfrutar de un paseo en moto de agua, una sesión de kitesurf o una tarde de surf en Green Beach. Para familias, sobre todo, destaca el acuario submarino Underwater Observatory Park. Este parque cuenta con una exhibición espectacular (más de 800 especies) de peces, corales, tiburones, moluscos, rayas, tortugas y muchos otros animales procedentes del golfo de Eilat.
  • Senderismo: Las coloridas e impresionantes montañas de la zona de Eilat, además de contribuir a la impresionante vista de la ciudad, proporcionan a todos los amantes de la naturaleza una experiencia inolvidable. Existe una variedad de rutas y lugares para visitar y disfrutar del senderismo, ciclismo, paseo en camello e incluso escalada en roca o rapel en los cortados para los entusiastas de los deportes extremos.
  • Visita el desierto: Huir de la concurrida ciudad significa encontrarse con el desierto del Negev, un magnífico lugar que se puede explorar en camello al más puro estilo nómada o montado en un caballo, un segway o incluso andando. Sin embargo, el mejor lugar para reencontrarse con la naturaleza es el parque Timma, situado a unos 30 km de la ciudad. Un lugar plagado de historia con paisajes increíbles, en el que se respira paz y tranquilidad.
  • De compras y ocio nocturno: Iniciar el día con una mañana de “shopping” en el Ice Mall, centro comercial con amarre de yates propio y una pista de patinaje sobre hielo de casi 2000 metros. Atravesar las calles del paseo marítimo disfrutando de las vistas del golfo de Áqaba, para finalizar el día con una cena elegante en uno de los restaurantes más de moda de la ciudad: el Pago Pago Eilat. Si aún apetece un poco de marcha nocturna, Eilat no decepciona. Y es que la ciudad tiene un récord único – la ciudad con más clubes, bares y otros lugares de entretenimiento per cápita en Israel
  • Visita a la reserva de coral de Eilat: Saliendo de la ciudad, cercana a la frontera con Egipto, se encuentra la reserva natural de coral, que se extiende más de 1.2 km. Los arrecifes naturales del mar Rojo son uno de los paisajes más fascinantes que pueden ser observados en la ciudad.
  • Refréscate en la playa: Muchos viajeros se aventuran a Israel solo para disfrutar de las hermosas y mágicas playas de Eilat. Los visitantes se sienten atraídos rápidamente por la costa de 10 km de largo que rodea el mar Rojo. Algunas de las playas más destacadas son Dolphin Reef, Princess, Mosch o Hananya.