PRIMERA PARTICIPACIÓN DE DIANA MARSÁ CON EL EQUIPO NACIONAL EN LA COPA DE NACIONES

Diana Marsá, patrocinada por Suzuki Ibérica para llevarla hasta los Juegos Olímpicos Tokyo 2020, ha cumplido con uno de sus objetivos en esta carrera olímpica. La amazona madrileña ha sido seleccionada en el equipo nacional de saltos para la participación de España en la Copa de Nacionales disputada en Noruega.

Vídeo recomendado

En esta ocasión el equipo ha estado compuesto por los jinetes Iván Serrano, Jesús Torres, Gonzalo Busca y Diana Marsá, quien ha asegurado que esta es la prueba que más difícil le ha resultado “no por el recorrido, sino por la enorme responsabilidad que supone el no fallarle al resto del equipo”.

La prueba ha sido grande y exigente y, al final, el resultado ha satisfecho a la madrileña, que conseguía acabar la primera manga con 8 puntos y la segunda con 4 puntos. El resultado del equipo ha sido razonablemente bueno, con una quinta posición por delante de potencias como Francia, Holanda, Italia y Japón, en un enfrentamiento en el que participaron 14 países.

“He de decir que ha sido un concurso precioso y mis caballos han estado bien, con Voila Lara haciendo un buen recorrido de preparación y El Dorado poniendo la guinda a este concurso. Mi última prueba ha sido la más grande, porque ha sido nuestro primer recorrido a 1,60 metros (la altura olímpica). El resultado ha sido mucho mejor de lo esperado habiendo acabado con 4 puntos ‘tontos’ por rozar la ría con la mano del caballo. Aun así, estoy muy muy contenta”, relata Diana Marsá.

Esta participación en la Copa de Naciones ha sido fruto de un exigente programa de entrenamiento, especialmente en el último mes, en el que todo empezó tras el comienzo de temporada en el Sunshine Tour.

En esta ruta de cinco semanas fue donde verdaderamente puso a prueba a sus caballos. Andi D’emiralia hizo su primera prueba de 1,50 metros acabando con 4 puntos; Voila Lara igualmente saltó sus primeras pruebas de 1,50 acabando bien clasificada, y El Dorado acabó saltando su primera prueba a 1,55 metros.

“Toda esta evolución en el inicio de temporada ayudó para que el seleccionador del equipo Español se fijase en mí, invitándome a entrar en el equipo y dándome la oportunidad de estrenarme en lo que sería mi primera Copa de Naciones”, explica Marsá.

Tras la ruta del Sunshine Tour, el siguiente destino fue Alemania, en Fürstenau, donde la madrileña tiene establecida su base, en las cuadras de jinete irlandés Cameron Hanley. Tras dos semanas de intenso entrenamiento Diana viajó al concurso internacional Gross Viegeln, que acogía a los mejores jinetes del mundo, lo que le permitió ver si sus caballos empezaban a estar a buen nivel. En este concurso tanto El Dorado como Voila Lara demostraron que estaban preparados para dar el paso al siguiente nivel.

El siguiente destino fue directamente Drammen. “Quien me iba a decir que iba a resultarme mas complicado llegar a Noruega que saltar un GP. Tras muchos problemas y sufrimiento en las aduanas, y posteriormente en el barco, llegamos al concurso”, comenta Diana Marsá.

Ahora empieza el segundo tramo de la temporada tras haber conseguido uno de los objetivos más importantes: entrar en el equipo nacional. Y también arranca la carrera hacia los Juegos Olímpicos. La prioridad en los próximos meses será que España se clasifique y para eso “estaré apoyando al equipo en todo lo que me pidan”, asegura Diana. “Aunque vamos cumpliendo objetivos  y el camino no es fácil, la fuerza, el trabajo y la ilusión no decaen. Nuestro siguiente objetivo es el Baltica Tour, en Polonia”, concluye la amazona madrileña.

Anuncios