Fotografías, confinamiento y tiempo: una exposición virtual de lo cotidiano

Lo cotidiano a escena. Todo está ahí, se ve y se toca. Con mucha prisa, sin tiempo. Cuando apagas la televisión, apartas el ordenador y dejas el móvil, la luz de lo cotidiano toma forma y surge otra vida, distinta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Objetos tras la cámara, imágenes que normalmente no son especiales por ser habituales. Es el mundo cotidiano; el que vemos por la ventana; el mundo que limpiamos a diario; las cosas que abandonamos; la gente a la que no miramos, incluso a uno mismo, y la que no prestamos atención. Un reflejo, una luz breve y tenue, polvo en suspensión. El frío de la mañana, la calidez de la tarde, el tiempo de un confinamiento… las horas. Mirar tras la cámara.

Tiempo de orden y desorden, de vida, de animales en compañía, de abandono y uso constante, de contraposiciones. Todo a un paso, sin ir de viaje, al alcance de la mano. Sin prisas, con pausa… confinados, los objetos y el autor. Un diálogo sosegado entre quien está obligado a estar y su alrededor.

Volveremos a viajar, volveremos a movernos. Saldremos.

DSC_2590